mar. Nov 19, 2019

Enérgica oposición de AMDA a importación definitiva de autos usados, por parte del ejecutivo federal

Compartir

Las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y Economía han manifestado a la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) su propósito de expedir un decreto en virtud del cual se autorizaría la importación definitiva de automotores usados provenientes de Norteamérica, con una antigüedad de 10 a 15 años, sin necesidad de modificar los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y anticipándose a la eventual ley para la regularización de los “autos chocolate” que expediría el Congreso de la Unión en el mes de septiembre.

El documento publicado en la página web de (AMDA) señala que esta asociación “ha expresado su enérgica oposición a esta iniciativa, que va más allá de la regularización de los automotores ilegales que ya se encuentran en el país, para autorizar permanentemente la importación de automotores usados con la antigüedad señalada, sin un marco normativo mínimo en materias como la seguridad, la protección al medio ambiente, la defensa de los derechos de los consumidores, el intercambio de información para el registro y control vehicular entre los socios comerciales del TLCAN, etc.”.

El documento agrega que de concretarse esta decisión, se desmentiría, en los hechos, la oposición que distintos funcionarios del Ejecutivo Federal, principalmente su titular, han manifestado respecto de la nueva regularización de lo ilegal, produciendo un daño irreparable a la economía del país, y poniendo en un riesgo adicional la seguridad y el entorno ambiental del país.

Este notorio cambio de actitud por parte del Ejecuto Federal, podría interpretarse como la intención de adelantársele al Congreso de la Unión o a algunas de sus fracciones partidarias, a efecto de restarles o impedirles que logren “rentabilidad política o electoral”, a través de la expedición de una nueva ley de regularización de automotores ilegales.

La AMDA advierte que “resultaría sumamente lamentable que por este o cualquier otro motivo, el ejecutivo federal asumiera una decisión de este género”.