dom. Nov 17, 2019

Panorama económico incierto

Compartir

En la XLIV Reunión de Evaluación del Sector Automotor, de la Industria Nacional de Autopartes, A.C.(INA) que se llevó a cabo en el marco de la octava edición de Expo Transporte ANPACT, se manifestó que conforme a los resultados obtenidos durante el 2004, la actividad económica en nuestro país vivirá una estabilidad incierta.

Según la INA, al cierre del año pasado, el crecimiento de la economía mexicana logró 4.1 por ciento, esto produjo un aumento positivo del Producto Interno Bruto (PIB) de 4.0 por ciento, debido, por una parte, al incremento en las exportaciones totales mexicanas que hasta agosto del 2004 llegaron a 139 mil millones de dólares, 14.9 por ciento más con respecto al mismo periodo del 2003.

Asimismo, el crecimiento de la industria manufacturera y de la construcción provocó que toda la actividad industrial en territorio mexicano registrara en agosto del 2004 un repunte de 5.2 por ciento.

Lo anterior creó en la economía nacional, signos de vitalidad, ayudado también por la disminución del riesgo de una desaceleración de la economía estadounidense, ante el resultado, que ya conocemos, en sus elecciones presidenciales y en sus cifras económicas.

La INA había pronosticado que el tipo de cambio para el cierre del 2004 se mantendría en 11 pesos con 50 centavos por dólar, esto ocurrió a que las importaciones subieron de igual manera a las exportaciones, 14.9 por ciento para los dos aspectos, de esta manera tanto la oferta como la demanda de dólares se compensaron.

Por otro lado, los ajustes hechos por INA en lo que respecta a la inflación y tasas de interés, fueron realizados para aquellos que tuvieron un mayor ajuste. Esto ocasionó que de una inflación en el 2003 de 3.98 por ciento se registrara en 5.2 por ciento, originado por el alza de precios en diversas materias primas.

“Para los siguientes cuatro años, todos los pronósticos se ajustaron también al incremento debido al rezago en el aumento en precios al consumidor respecto a los costos de producción, lo que se estima poco probable que pueda revertirse, al menos en el corto plazo”, advirtió la Asociación.

Por otra parte, el incremento de la inflación y las tasas de interés estadounidenses, repercutieron en los Cetes a 28 días durante los últimos tres meses del 2004, por lo que la tendencia marcó el cierre en 8.1 por ciento, es decir, 13 puntos porcentuales con respecto a mayo del 2003, con una fórmula para los siguientes años de: mayor inflación y mayor interés en las tasas.

“De acuerdo con la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado publicada por el Banco de México en octubre pasado, los factores que en los próximos meses podrían limitar el ritmo de la actividad económica por orden de importancia son: la ausencia de cambios estructurales en el país y la incertidumbre política interna”, apuntó la INA.

A estos puntos, considerados como los principales, le siguieron: la debilidad del mercado externo y de la economía mundial, el precio de exportación del petróleo, las presiones inflacionarias internas y el aumento en precios de insumos y materias primas.