dom. Nov 17, 2019

Buenas expectativas

Compartir

Se preve un mejor segundo semestre
La estabilidad económica del país y la promoción de financiamientos automotrices, han sido factores determinantes en el crecimiento de la demanda de autos en el mercado doméstico, señaló César Flores Esquivel, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) al dar a conocer el comportamiento de este sector en los meses de enero y febrero.

De acuerdo al estudio mensual que realiza la AMIA en febrero las ventas al público fueron de 89 mil 444 vehículos que representan el 5.5 por ciento más con respecto al mismo mes del 2004 cuando se vendieron 84 mil 779 unidades. De tal manera que en el acumulado de enero y febrero de este año se comercializaron 182 mil 743 unidades contra las 171 mil 899 del año pasado, lo que representó un 6.3 por ciento más que en 2004. En cuanto a las ventas a distribuidores éstas tuvieron un incremento al colocarse 88 mil 202 unidades, 7 por ciento más en 2004 cuando se vendieron 82 mil 403. En este renglón las ventas acumuladas ascienden a 172 mil 365 unidades en contraste con las 156 mil 319 del primer bimestre del 2004. En conferencia de prensa, Flores Esquivel precisó que la producción total de vehículos se ha visto afectada por la baja en las exportaciones que es otro de los indicadores importantes de la industria automotriz. En febrero la producción total creció de 116 mil 086 unidades producidas en 2004 a 126 mil 635 unidades de este año, es decir, 9.1 por ciento más. Sin ambargo, en el acumulado de los dos primeros meses de este año se refleja una disminución del 6.8 por ciento. Este año se produjeron un total de 218 mil 563 en enero y febrero contra 234 mil 406 del año pasado, debido a que la exportación sufrió también una disminución en los primeros dos meses del 8.4 por ciento al exportarse durante el primer bimestre 151 mil 034 unidades contra los 164 mil 916 del 2004. En febrero las exportaciones tuvieron un incremento al venderse 89 mil 342 unidades, 2.2 por ciento más que en el mismo periodo del 2004 cuando solo se vendieron 87 mil 459 vehículos. Apuntó que “la recuperación tanto en producción como en ventas al exterior se dará durante el segundo semestre una vez que maduren los proyectos de las diferentes firmas automotrices. Además, pensamos que para el cierre del 2005 podremos estar mandando al exterior entre 150 y 250 mil vehículos más, sumado al hecho de que el 2006 será uno de los años más altos en materia de exportación”.  Para el representante de la industria terminal en México el mercado interno tiende a la recuperación gracias a la gran aceptación que se tiene de todos los nuevos modelos que se ofrecen en el mercado nacional. Por esa razón es que “hay algunos segmentos del mercado que han crecido más de lo que esperaban”. Cabe señalar que del total de los modelos más vendidos en nuestro país hay dos que son de producción nacional y que corresponden al segmento de subcompactos. La estrategia que se está observando en la industria terminal es que están diversificando sus exportaciones. La especialización que se da en México de producir modelos que sólo se comercializan en otros países del mundo comienza a ser cambiada por las empresas para tener una mayor cantidad de modelos a exportar. Esperamos que con esa nueva estrategia tengamos mayor estabilidad en la exportación, dijo César Flores. Agregó que es necesario alejarnos de los altibajos que de repente tenemos en los mercados de exportación como consecuencia de la economía de nuestro vecino país del norte o debido a que un determinado modelo ya no tiene la aceptación del consumidor en EU y Canadá. Al referirse a las importanciones dijo que éstas han crecido. México es un claro ejemplo de globalización en la industria automotriz. Hay empresas que fabricaron el año pasado cerca de 350 mil unidades y solamente dejaron para el mercado interno alrededor de 10 mil unidades. Esto quiere decir que estas empresas aprovechan la economía de escala. Exportan al mismo tiempo que cubren la gama necesaria en el mercado interno a través de las importaciones. En el renglón de las importaciones César Flores apuntó que México compra un considerable volumen de vehículos pequeños, debido a que somos un país con bajos ingresos. Los vehículos que exportamos son mucho más caros, lo cual representa un serio problema. Por ejemplo a Brasil y a Argentina no podemos venderles nuestros autos porque son muy caros para ellos en estos momentos de crisis económica. Con Estados Unidos y Canadá seguimos teniendo superávit, así el balance global sigue siendo a favor de México, es decir todavía exportamos mucho más de lo que importamos. Traducido en dinero el superávit representa alrededor de 30 mil millones de dólares.