lun. Oct 21, 2019

Compartir

Si tu negocio está dejando de producir lo que esperas, seguramente es el mejor momento de que inviertas en él.

En las últimas semanas, han sido varios los mecánicos que se me han acercado para preguntarme cómo le pueden hacer para enfrentar la crisis porque está complicada la situación y a todos les he dicho que es el momento de invertir.

Claro que cuando escuchan mi consejo, abren los ojos y me dicen: “Pues que no escuchaste que no hay dinero, que no hay trabajo”.

Y les respondo que por supuesto que he escuchado y que también yo tengo claro que la economía no está lo bien que quisiéramos, que si los mecánicos no tienen dinero tampoco me contratan para cursos, pero les aclaro que la inversión que les propongo no es solamente monetaria, sino de otros conceptos.

Por ejemplo, es momento de invertir tiempo en todos esos controles administrativos que nunca tenemos actualizados y que no nos ayudan a tomar decisiones. ¿Tienes directorio de clientes? ¿No? Pues es momento de que le inviertas a capturar sus datos y que de paso les llames para ofrecerles servicios, cosa que la mayoría de los talleres no hace porque ni siquiera tiene los teléfonos de sus clientes, ni saben las placas, ni tienen un historial de mantenimiento para llamar y decirles que ya les toca la verificación o la afinación al auto.

¿Hoy no te ha llegado ningún cliente? No te quedes esperando a que llamen a tu puerta, sal a buscarlos, platica con los vecinos, inventa algunas promociones, pero no te quedes como una víctima de las circunstancias. Las crisis son excelentes para aquellos que quieren desarrollar su creatividad.

Aprovecha para capacitarte. En internet tenemos muchas oportunidades de adquirir conocimientos gratuitos. Estudia los manuales, revisa un vehículo y repasa tus conocimientos. Forma un círculo de autocapacitación con otros compañeros que tampoco tengan trabajo, para que cuando les lleguen los autos tengan los conocimientos necesarios para prestar el servicio y no rechacen el trabajo.

Invierte en ti. Ordena tus ideas, aprovecha los tiempos muertos para reflexionar los errores que has cometido con clientes, con autos, al manejar equipos de diagnóstico o al negociar con alguna refaccionaria o rectificadora. Regálate un cuaderno y escribe en el todos las ideas que se te puedan ocurrir para levantar tu taller. Te sorprenderás de lo que este sencillo ejercicio te puede aportar.

Si no hay trabajo, ordena tu taller. Recuerda que un círculo vicioso se rompe por la parte que a ti te corresponde, así que comprenderás que es más fácil que puedas obtener trabajo y ser eficiente si tu taller está limpio y ordenado, que si está mandando una imagen de abandono y dejadez.

Aprovecha todas las oportunidades que tengas de aprender. Analiza todas las situaciones que no te gustan y trata de descubrir en donde está tu parte de responsabilidad para que no tengas tantos clientes o dinero como deseas.

Me preguntaba un mecánico: ¿Qué le puedo decir a un cliente que no quiere arreglar su auto porque no tiene dinero? Y le respondí que precisamente porque el cliente no tienen dinero es cuando más necesario es que lo repare, porque siempre el mantenimiento preventivo es más barato que el correctivo, así que ante la escasez de dinero no hay como proteger las inversiones, en este caso, el auto del cliente.

La crisis va a seguir allí. Quedarnos quietos no la va a hacer desaparecer sino por el contrario, agrandará sus efectos. Por eso es el momento de ponernos en marcha, es tiempo de inversión.