vie. Dic 13, 2019

Compartir

En un innovador programa de intervención en la educación superior, se dieron a conocer los objetivos del proyecto “Trayecto Técnico: Aplicación de Técnicas Metalmecánicas y Matricería”, que lograron implementar en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica Conalep con el fin de reinventar el plan de estudios y aportar egresados más capaces en el área técnica automotriz.

El evento se llevó a cabo en la planta tres de Hitachi Automotive Systems, por medio del Clúster Automotriz Estado de México, como parte del proyecto “Trayecto Técnico”, representado por Elisa Crespo, directora general, Felipe Rosas, presidente del Comité Capital Humano y Rodrigo Raymundo tesorero del clúster. En su intervención, Crespo agradeció el apoyo y la presencia de Alberto Piñones, director general de Hitachi; Emanuel Vélez, gerente de Recursos Humanos de Hitachi; Edgar Tello, director general del sistema Conalep del estado de México y Alberto Peniche, director del Proyecto International Youth Foundation.

El director general de Hitachi informó del crecimiento que experimenta la industria automotriz recientemente en México, tanto en divisas como en generación de empleos. Con la intención de implementar nuevas estrategias, reconoció que el de Aplicación de Técnicas Metalmecánicas y Matricería resulta fundamental para desarrollar la industria local. En el sector industrial, se comienza a invertir más en desarrollo de técnicos e ingenieros dentro de las mismas empresas, y en la planta de Hitachi se usa talento local del mismo estado de México, desarrollando la economía de la entidad de tal forma que en los próximos tres años, contará con más de 1000 fuentes de empleo, sumando 3500 en todo el estado.

Por su parte, Felipe Rosas informó que una de las filosofías del clúster es sumar y aglutinar esfuerzos de las empresas que lo conforman para aportar talento humano. Trabajando en conjunto la asociación International Youth Foundation se logró detectar algunas de carencias por las que atraviesa el sector, siendo precisamente el talento humano la más importante, en especial en matricería, moldes, etc. Debido a que la capacitación en estas materias suele ser muy lineal y limitada para los egresados de carreras técnicas, es necesaria la coordinación con el Conalep, el cual modificó los planes de estudio de las carreras de Metalmecánica, Electromecánica y Máquinas y herramientas a partir del 4º semestre, trabajando en competencias, capacidades, metodología y técnicas de estudio.

Edgar Tello, director del sistema Conalep inició su participación informando que con 37 años de historia, el Conalep representa la mejor opción académica de formación de profesionales técnicos, aunque lamentó que en nuestro país no se valore a los egresados de estas carreras con todo y que son el capital que la industria necesita. Actualmente, este sistema de colegios garantiza que el egresado se integre laboralmente en una empresa a 6 meses de haber terminado sus estudios. El modelo académico junta 1980 horas de formación profesional y 1870 de conocimientos disciplinares, logrando un total de más de 3850 horas de formación integral, y la formación de los alumnos cuenta con un plan de rotación de puestos, ofreciéndoles la oportunidad de adquirir experiencia y crecimiento de forma casi instantánea.

Para el proyecto de Aplicación de Técnicas Metalmecánicas y Matricería se certificó a 115 maestros para asegurar una buena impartición del conocimiento en materia de competencias socioemocionales, técnicas y de práctica, actualmente se encuentra en marcha en siete planteles, cuatro más de los originalmente pensados para este fin.

El sistema Conalep actualmente posee una matrícula de 42 mil alumnos, y cada año egresan 9600, por lo que Tello Vaca confía en que con este nuevo plan de trabajo se mejore la calidad de la educación impartida y se enriquezca la industria.

Finalmente, Alberto Peniche dio a conocer importantes datos de la International Youth Foundation, organización que trabaja con Hitachi y el Conalep para formar mejores profesionales técnicos. Dentro del programa “Clave para el Futuro” –el cual es financiado por Pepsico Foundation- se invierten 1.5 millones de dólares en empleabilidad juvenil, y los principales rubros en los que trabajan directamente con los jóvenes son las habilidades técnicas, habilidades socioemocionales, herramientas de transito laboral y herramientas para docentes y directivos. Por medio de la tecnología, aprovechan para acercar las ofertas de empleo e los interesados, y en colaboración con el Servicio Nacional de Empleo, publican perfiles de los solicitantes en el portal de este organismo. Tan solo en el 2015 lograron 12 mil perfiles, por lo que este año aumentaran la apuesta a 18 mil.

De igual manera, se encuentran trabajando para que próximamente los directivos de planteles escolares puedan saber datos específicos sobre las vacantes que se requieren, como los promedios salariales, las disciplinas que requieren y la ubicación geográfica.

El sector de matricería se perfila para ser uno de los más rentables, puesto que el salario para matricero automotriz ronda en $8760 para la región centro y bajío a $19 mil en el norte del país, motivo por el cual se decidió abordar este rubro junto con el de metalmecánicos.

Peniche terminó la presentación informando que en los próximos cinco años podrían llegar al Estado de México 10 millones de dólares en inversión, por lo que se hace patente la necesidad de capacitar al suficiente capital humano para hacer frente a esta oportunidad de crecimiento del sector automotriz.

El evento finalizó con la entrega de reconocimientos por parte del Clúster Automotriz a importantes miembros que hicieron posible esta colaboración, y el agradecimiento a Hitachi, International Youth Foundation y el Conalep.