lun. Dic 16, 2019

Compartir

 

En el inicio de la temporada del Pirelli World Challenge, el equipo conformado por Peter Kox y Mark Wilkins de Acura RealTime Racing, con los NSX GT3 continuaron su avance y ya lograron su primer resultado dentro de los primeros 10 en la competencia SprintX.

 

Los NSX GT3 de Acura, utilizan una carrocería ligera fabricada con materiales compuestos, combinados con una estructura de aluminio, su motor es un V6 DOHC de 3.5 litros, 75 grados y doble turbocargador.

 

En esta carrera, el equipo ganó seis posiciones, por lo que Peter y Mark se llevaron el noveno lugar en una carrera que resultó ser apretada. Esta sería la primera de dos carreras de PWC SprintX en el Canadian Tire Motorsports Park.

 

Con el número 93, Wilkins condujo el Acura NSX GT3, desde la posición número 15 en la parrilla de salida, logrando avanzar tres posiciones antes de dárselo a Kox; quien hizo lo propio y avanzó otras tres posiciones, para así cruzar la bandera a cuadros en el noveno sitio.

 

“El cambio de piloto fue perfecto,” comentó Kox. “Decidimos que Mark se quedara un poco más antes de hacer la parada. Nuestra estrategia funcionó, porque así tuvimos unas cuantas vueltas con viento limpio. También creo que recuperamos tres posiciones con nuestra parada en pits. No tuvimos problemas”.

 

Este nuevo formato que se utiliza en la clase GT de PWC en 2017, se ha convertido en factor clave, ya que anteriormente no se consideraban hacer paradas en pits y menos cambios de piloto, sin embargo, Acura ha evitado contratiempos durante el inicio de temporada usando estas paradas a su favor.

 

“La parada en pits estuvo bien,” mencionó Tom Dyer, quien comparte el volante del Acura NSX GT3 #43 con Ryan Eversley. “El equipo lo hizo a la perfección en cuanto a la planeación de tiempos. Felicitaciones para ellos, porque es la segunda carrera al hilo en la que hemos dado en el punto exacto, y eso no es nada fácil”.

 

Eversley calificó en la 11a posición en su Acura NSX GT3, debido a lo complicado de avanzar en una pista estrecha, además de un par de toques inoportunos que retrasaron el andar, aun así, Eversley y Dyer mantuvieron su posición para cruzar la meta en el lugar número 11.

 

“Comenzamos bien, pero después de que nos golpearon dos veces en la parte trasera, perdimos un par de posiciones,” comentó Eversley. “Logramos recuperarnos, pero fue muy complicado con el desplazamiento de aire que provocan los autos GT3 en esta pista”.

 

La carrera del domingo fue suspendida hasta nuevo aviso debido a la lluvia, ya que no existían las condiciones necesarias para realizarla.