sáb. Ene 18, 2020

Así es como la carrocería se convertiría en una batería

Compartir

Tras investigar las propiedades de diferentes muestras de fibra de carbono, científicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Suecia descubrieron que este material podría ser usado como una batería estructural en coches eléctricos.

“La carrocería del automóvil no será simplemente un elemento de carga, sino que también actuaría como una batería”, explicó Leif Asp, investigador principal del estudio. Con esto, se podría reducir hasta en un 50 por ciento el peso de los vehículos.

“También será posible utilizar la fibra de carbono para otros fines, como la recolección de energía cinética, para sensores o para conductores tanto de energía como de datos”, agregó el investigador.

Este grupo de científicos estudiaron la microestructura de diferentes tipos de fibras de carbono y descubrieron un tipo de fibras con una rigidez más alta que la del acero y con buenas propiedades de conducción y almacenamiento de electricidad.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que Asp acepta que este material no es tan eficiente como las baterías que se usan hoy, pero que visto desde un punto de vista general, aportaría grandes beneficios, como por ejemplo, la baterías estructurales serían más seguras que la pilas tradicionales.