lun. Jul 22, 2019

Bloqueos en vías ferroviarias afectan productividad automotriz

El conflicto entre el gobierno del estado de Michoacán y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que tienen paralizado el transporte ferroviario, afecta a toda la cadena de valor del sector automotriz.

En el Estado de México algunas empresas proveedoras Tier 1 y Tier 2 tuvieron que parar sus líneas de producción ante la falta de insumos, detenidos en el puerto de Lázaro Cárdenas y en los contenedores que se encuentran en los trenes, mientras que otros buscan mover sus mercancías a través de transporte por carretera, situación que afecta económicamente y en tiempo a la distribución de la mercancía.

En entrevista con Alianza Automotriz, Elisa Crespo, vicepresidenta del Clúster Estado de México externo su preocupación por este tema.

“No hay una cifra para cuantificar (las pérdidas)”, sin embargo, “el desabasto ya se manifiesta desde el momento en que las empresas han detenido sus líneas de producción, las empresas proveedoras”, explicó.

Aunque algunas buscaron alternativas en el autotransporte, “al final del día siguen existiendo 8 mil contenedores que no pueden salir o no pueden avanzar”.

Si no se resuelve pronto, el problema se extenderá a todo el país, ya que estas vías trasladan la mercancía a Puerta México, el centro multimodal y logístico que se ubica en Toluca y desde allí distribuye mercancías a Veracruz, Ramos Arizpe y Texas.

“El sector automotriz hace un llamado a las autoridades para que se logre un dialogo entre los demandantes y el gobierno del estado de Michoacán, para que resuelvan lo antes posible sus diferencias. Hacemos un llamado tanto a las instancias estatales y federales para atender este tema urgente, después del desabasto en el tema del combustible, es importante que no permitan esta de manifestación que está limitando el flujo de mercancías, afecte aún más la productividad de nuestras empresas”, aseveró la directiva.

Cabe recordar existen más de 350 proveedores Tier 1 en México y las autopartes producidas en el país tienen un valor de 55 mil millones de dólares, según datos de la Secretaria de Economía.