lun. Jul 22, 2019

T-MEC: ¿listos para el cambio?

T-MEC: ¿listos para el cambio?

Tras las tempestad viene el trabajo, la renegociación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la entrada en vigor del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés) o TPP 11, son una oportunidad para que los proveedores nacionales se integren a las cadenas de valor de las armadoras, sin embargo, ¿están preparados?

“Las medianas empresas tienen la oportunidad de subirse a las cadenas de valor internacional, si pasamos del discurso a hechos concretos”, afirmó Julio Rodríguez Trigueros, miembro de la Comisión de Comercio Exterior del Clúster Automotriz del Estado de México.

El especialista no califica de buenos o malos los nuevos tratados, pero sí cuestiona si los proveedores mexicanos están dispuestos a trabajar para aprovechar la oportunidad. “Nuestro porcentaje de integración nacional es bajísimo, tenemos que fortalecer esa presencia en las cadenas de valor”.

“Las armadoras tendrán que revisar dónde han desarrollado su proveeduría, hacer los cálculos con las nuevas reglas de origen para determinar si estos insumos le van a permitir llegar a Estados Unidos con un producto que califique como original”, explicó.

T-MEC ‘despierta’ al sector

La firma del T-MEC a finales de 2018 sacudió los cimientos de la industria automotriz, y aunque el debate se mantiene, es una oportunidad real para los proveedores nacionales de ingresar a las cadenas de equipo original.

“Las marcas tenemos que diseñar estrategias para afrontar las nuevas condiciones de mercado”, indicó Miguel Barbeyto, presidente de Mazda de México. La armadora cuenta con una buena cantidad de proveedores extranjeros y actualmente están sumando empresas nacionales para sortear el tipo de cambio y seguir ofreciendo productos competitivos.

Uno de los temas más controversiales del acuerdo, es el aumento de contenido regional para autos ligeros, que pasó del 62.5% al 75%. Regla que puede beneficiar al proveedor nacional, siempre y cuando obtenga las certificaciones de calidad que exigen las armadoras y proveedores de equipo original. Aisin, fabricante de autopartes establecida en México, por ejemplo, solicita a sus proveedores de materia prima la certificación ISO 9000, entre otros requisitos.

René Ocegueda, director de ventas de la firma para el mercado de repuesto, explicó, aunque la mayor parte de sus insumos vienen de Japón, también cuentan con una base de proveedores nacionales, además sus plantas en Nuevo León y Guanajuato proveen de componentes hechos en México a Toyota, Honda y General Motors.

Los tratados comerciales son una oportunidad para que los proveedores mexicanos se integren a la cadena productiva de las armadoras y el mercado internacional.

CPTPP, la puerta para el mercado asiático

Un mercado poco explotado y muchas veces visto como algo exótico es el asiático. El CPTPP es una oportunidad para ingresar a mercados de Asia y reforzar los lazos comerciales con Japón.

Actualmente los países que integran el CPTPP concentran poco más del 30% del comercio mundial, la idea es avanzar juntos en un proceso de integración, “hay que incursionar, no compitiendo, sino siendo complementarios”, explicó la catedrática en Relaciones Internacionales, Natalia Rivera Ángel, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en Relaciones Económicas Internacionales en la Cuenca del Pacífico.

El CPTPP es la oportunidad para desarrollar tecnología y competir en estos mercados. “Asia-Pacífico tiene más contacto con China y Japón, países que trabajan en autos con mayor tecnología como los autos híbridos, México debería apostar en investigación y tecnología para tener ventaja competitiva”, afirmó la académica.