sáb. Ene 18, 2020

Autos eléctricos: ruedan a paso lento

Aunque no se ha dado un boom en su adopción, algunas armadoras ya planean traer nuevos modelos eléctricos a nuestro país, a fin de ampliar su oferta de producto y abrir camino en el mercado

Compartir

PESE A SUS grandes ventajas ambientales, como bajo requerimiento de mantenimiento y escasas averías mecánicas, la adopción y comercialización de autos eléctricos en México marcha a paso lento. Lo anterior se debe principalmente a los altos precios en el mercado, pocos incentivos fiscales y ausencia de conocimiento por parte de los usuarios, coincidieron especialistas consultados por Alianza Automotriz.

“Una de las principales causas que frena la comercialización de este tipo de unidades, es el alto costo de venta al público. Estamos en una etapa muy temprana, y consecuente- mente de muy baja penetración y participación en el mercado en México”, afirmó Alberto Torrijos, socio líder del Sector Automotriz en Deloitte, analista de negocios a nivel mundial.

Mientras que para Lorena Isla, directora general México y responsable de Movilidad para América Latina de la consultoría Frost & Sullivan, los incentivos fiscales son vitales para impulsar la compra y uso de este tipo de vehículos en nuestro país.

“México es un mercado naciente donde los autos eléctricos se están desarrollando, y por lo mismo, tienen un costo relativamente alto respecto a los vehículos de combustión interna, por ello, la política y los incentivos por parte del gobierno son una herramienta de ayuda fundamental en esta etapa en la que se encuentra el mercado”, dijo Isla.

Si bien la participación del gobierno es de gran importancia, ésta es sólo una parte de todo un ecosistema que, según Frost & Sullivan, integra: políticas públicas, empresas, fabricantes de vehículos, startups, conciencia de los consumidores, universidades y asociaciones civiles.

Actualmente, el precio de los vehículos eléctricos en nuestro país ronda entre los 340 mil y los 600 mil pesos en sus versiones más accesibles.

Según cifras proporcionadas por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en 2018, en nuestro país se vendieron 201 autos eléctricos, 17.91% menos que el año previo. Durante el primer bimestre de este año se lograron comercializar 30 unidades de este tipo.

INFRAESTRUCTURA, ¿UN FRENO?

Sin embargo, el posible interés de los consumidores por los autos eléctricos no sólo se circunscribe al vehículo en sí, sino también en contar con la infraestructura adecuada para que éstos puedan circular por el país sin problemas derivados de la autonomía.

Para la especialista de Frost & Sullivan, la actual infraestructura que existe en nuestro país, en cuanto a estaciones de carga para que este tipo de automóviles puedan ser recargados, ha mejorado.

“México ya tiene una base instalada bastante importante, más de 900 cargadores”, señaló la especialista al tiempo que recalcó que en el país ha ido en aumento la colocación de estaciones de recarga, aunque el consumidor no está enterado.

Herman Morfin, director de Comunicación Corporativa de Nissan Mexicana, recordó que en los últimos años la firma ha canalizado importantes inversiones para instalar cargadores en sus más de 230 agencias distribuidas en el territorio nacional, además de 68 puntos instalados en centros comercia- les, universidades y restaurantes ubicados en las principales ciudades.

“Es importante recordar que en 2015 establecimos una alianza con la compañía BMW Group México con el fin de impulsar el desarrollo de la red de recarga pública a nivel nacional, así como trabajar en conjunto en nuevos proyectos de infraestructura y la búsqueda de incentivos para promover los vehículos eléctricos en el país. Mantenemos nuestro compromiso de expandir los puntos estratégicos de recarga”, agregó.

LO QUE VIENE

Morfin comentó que uno de los principales desafíos de las marcas que comercializan este tipo de autos en México es el de desmitificar aquellas ideas o miedos de los consumidores sobre la autonomía de los vehículos eléctricos.

Por su parte Alexandra Martínez, directora de Marketing de Renault México, coincidió al señalar que a nivel local falta información sobre los beneficios que pueden obtener los consumidores al usar un vehículo de este tipo.

Sin embargo, ambos especialistas señalaron que esto no ha sido un problema para promover e impulsar su uso en México. Incluso se mostraron optimistas para los años venideros.

“Nuestro objetivo como Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, para el año fiscal 2022, es colocar a nivel mundial un millón de vehículos eléctricos. Adicionalmente, 12 nuevos autos cero emisiones serán lanzados durante este período y serán introducidos 40 más con diferentes niveles de autonomía. Y por supuesto que México, al ser el sexto mercado más importante en volumen para la Alianza, contribuirá a alcanzar dichos objetivos”, indicó Morfin.

Recordó que el modelo Nissan LEAF, que llegó a México en 2014, ha logrado colocar en el mercado nacional 560 unidades desde entonces, y más de 400 mil a nivel mundial. La participación de mercado de este auto en el segmento de eléctricos al cierre del año fiscal 2018 (1 de abril del 2018 al 31 de marzo del 2019) en México fue del 63%.

Alexandra Martínez comentó que el modelo Renault Twizy llegó al país en 2014, y desde entonces ha tenido aceptación “no sólo por parte de personas que van en pro de mejorar el medio ambiente sino también de las pequeñas y medianas empresas y del sector gobierno. Hemos vendido 50 unidades desde su lanzamiento”.

Asimismo, adelantó que en un año la firma francesa tiene planeado ampliar su oferta de vehículos eléctricos en México, “tenemos previsto traer al mercado mexicano Renault Kangoo Ze y Renault ZOE, además de dotar a los consumidores de la infraestructura e información que requieren para adquirir este tipo de vehículos”

EL CHISPAZO QUE SE ESPERA

Para Deloitte, el panorama para los vehículos eléctricos en los próximos años a nivel mundial es un paso inevitable. “Para el 2040 la mitad de las ventas mundiales de vehículos será de autos eléctricos”, comentó Torrijos.

En este sentido, BMW, una de las firmas más entusiastas en la electrificación de los autos, ha señalado que en 2025 la cuarta parte de sus vehículos serán de este tipo, además de que ya apostó por la colocación de un corredor de electrolineras de la Ciudad de México hacia San Luis Potosí.

Pese a ello, el país aún debe dar pasos importantes ya que, según Torrijos, México no se encuentra entre los que llevan la batuta en el uso de eléctricos, donde destacan países como Suecia, Japón, Singapur o Noruega (donde más de la mitad de sus ventas son de eléctricos).

“Desafortunadamente no se puede dar un parámetro alentador al comparar con países que son líderes en este segmento; sin embargo, vemos importante que México pueda repuntar”, dijo.

Existen diversos diagnósticos y puntos de vista sobre los autos eléctricos; no obstante, el interés de los usuarios aún no es del todo claro. Según el estudio El Consumidor Automotriz Global, publicado por Deloitte en su versión de México, revela que el 49 % de los clientes contemplan para su próxima compra un auto a gasolina o diésel, mientras que el 38% consideraría un híbrido y menos del 10% un eléctrico.

Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), pronosticó que el mercado podría crecer en la medida en que los autos tengan un menor precio y que la tecnología se abarate, principalmente en lo referente a la batería.

“Todo está en que encuentren la ‘piedra filosofal’, que es cómo construir baterías con menor precio y mayor autonomía”, sentenció.