Da click aquí y entra a nuestro kiosko de revistas

Alianza Automotriz cumple 25 años

Compartir

Una historia digna de ser contada

Uno de los medios de comunicación más serios y respetados en la industria automotriz.

Toda historia tiene siempre un protagonista. En el caso de la revista Alianza Automotriz, ese rol, lo asume la señora María I. Guzmán, su fundadora y actual Directora General.

Nacida en Los Sauces, Municipio de Teleoloapan, en el Estado de Guerrero; Mary Guzmán, como es cariñosamente conocida por todos, vivió desde sus primeros años momentos difíciles. Su Padre murió dos meses antes de su nacimiento, triste suceso que pocos años más tarde obligaría a la familia Guzmán Figueroa, a buscar mejores oportunidades en la ciudad de México. Mary tenía seis años en aquel entonces.

Aquí, en la capital, continuó sus estudios y su vida. A la edad de 16 años contrajo matrimonio, fruto del cual nacieron sus dos hijas, Alma y Elia. Parecía que por fin su existencia transcurría feliz y sin grandes contratiempos, pero no fue por mucho tiempo. 12 años después la relación llegaba a su fin y el entorno cambiaba nuevamente.

Con la responsabilidad de dos hijas pequeñas y sin mucho apoyo, Mary Guzmán, enfrentó con decisión los nuevos retos que el destino le imponía. Su primer empleo fue en una agencia de publicaciones para la provincia, AIPSA, donde ingresó como recepcionista. Curiosamente, este primer trabajo marcaría su rumbo, ya que el ámbito editorial, se convirtió, a partir de ese momento, en su profesión y su forma de vida.

Al poco tiempo, es invitada a trabajar en el periódico México Automotriz, en el área de Relaciones Públicas y Ventas, donde se desempeñó con muy buena fortuna durante seis años. De pronto, se presenta la oportunidad de participar como socia y fundadora del periódico “El Asegurador” especializado en seguros y fianzas. Sin pensarlo demasiado, Mary Guzmán, fiel a su vocación emprendedora, decide encarar un desafío más, y pone manos a la obra.

Sin embargo, el medio automotriz la extrañaba; había sembrado mucho y bien, por lo que anunciantes de la industria automotriz seguían buscándola y le animaban a volver al sector.

Si regreso – pensó Mary – lo haré con mi propia publicación. No tardó mucho tiempo en cumplir su deseo. Corría el año de 1985.

Sin muchos recursos económicos, pero con gran entusiasmo, se dio a la tarea de gestionar los trámites para su nuevo medio de comunicación. El nombre de Alianza Automotriz, surge como favorito entre muchos, ya que representaba fielmente el espíritu con el que Mary Guzmán concebía este proyecto: Editar un medio de comunicación objetivo y puntal de la industria automotriz mexicana, que al mismo tiempo resultara un vehículo publicitario efectivo y de gran penetración. Eso se conseguiría en “Alianza” es decir, en colaboración con los actores del mercado: fabricantes y comercializadores de vehículos y autopartes en todos los niveles. El nombre le venía muy bien.

Casi al mismo tiempo forma su equipo de trabajo. Contrata reporteros y diseñadores, quienes junto con ella dieron forma a la idea, de tal suerte que en el mes de agosto de ese año, 1985, el primer número de Alianza Automotriz, veía la luz. Era un periódico tamaño tabloide, impreso en blanco y negro, con un tiraje de 10 mil ejemplares. Así comienza la historia.

Todos sabemos que los inicios siempre son complicados. Muchas dificultades más habría que resolver después; desde los efectos de un terremoto que devastó la ciudad de México, justo a un mes de haber comenzado a circular, hasta el sabotaje de algunos competidores, quienes no vieron con buenos ojos a un contendiente de calidad.

Sobra decir que nada la detuvo.

Recuerdo – nos dice Mary con cierta melancolía – que me hablaban a la una ó dos de la mañana de la imprenta que estaba en el corazón de la colonia Guerrero, en aquel entonces un rumbo peligroso de la ciudad de México, para que fuera en ese momento a revisar las pruebas antes de imprimir. Como mujer, no era nada fácil salir a esa hora de la madrugada, porque además dejaba solas a mis pequeñas, pero no había opción. Era necesario hacerlo y así fue mes tras mes durante muchos años”.

Hubo ocasiones – sigue recordando – en las que no había para pagar la nómina o los aguinaldos; la angustia de dejar a mi gente sin el salario que con tanto esfuerzo habían ganado, era grande, pero gracias a Dios siempre salimos adelante. En fin. Mucho más les podría contar. – afirma Mary, con una tímida sonrisa en sus labios – pero no hay tiempo ni espacio suficiente.

1 2 Next

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
Mujeres autos
¿Qué autos buscan las mujeres?
Subir