Calidad en la pintura

Compartir

El sector reparador automotriz cuenta con una gran diversidad de líneas de pintura, las cuales son utilizadas en los procesos de reparación.

Cada línea de pintura utilizada, influye en la calidad y en el aspecto final del vehículo reparado.

Para poder evaluar la calidad de la pintura, existen laboratorios que realizan pruebas de control de calidad bajo procedimientos estandarizados y normalizados.

A continuación se describen algunas pruebas que garantizan la calidad de los productos utilizados en el repintado automotriz:

Cámara Salina (Norma ASTM B117).- Determina la vida útil y la eficiencia de la protección que puede proporcionar una película de pintura a una superficie metálica ante un ambiente cálido, húmedo y salino. La prueba consiste en colocar un panel pintado dentro de una cámara especial por un lapso de tiempo para observar el comportamiento de la pintura ante la corrosión.

Cámara QUV 500 Hrs. (Norma ASTM G53).- Esta prueba simula el deterioro de la pintura causado por las inclemencias o factores climatológicos, como la luz del sol y el agua de lluvia.

Brillo (60˚) (Norma ASTM D523).- Es necesario contar con un  brillómetro. Consiste en comparar el brillo de la superficie a medir con un patrón estandarizado.

Adherencia a la cuadrícula (Norma ASTM D3359).- Garantiza la permanencia del producto aplicado. El análisis consiste en realizar un corte en forma de cuadricula, se cepilla el área y se coloca una cinta auto adherible; finalmente, con un movimiento fuerte y rápido se desprende y compara el desprendimiento con un patrón estandarizado.

Flexibilidad (Norma ASTM D522).- Este concepto, es la propiedad de una película seca para adaptarse a las deformaciones sin sufrir daños visibles. La prueba consiste en doblar de forma cónica una placa metálica con la pintura a analizar.

Dureza de lápiz (Norma ASTM D3363).- La evaluación de la dureza superficial de la pintura se lleva acabo utilizando un rango de lápices de diferentes durezas, el lápiz se empuja en la superficie de la pintura en un ángulo de 45 grados. El resultado viene dado por la dureza del último lápiz que no raye la superficie de la pintura.

Prueba de resistencia al impacto (Norma ASTM D2794).-La prueba consiste en fijar la lámina a un impactómetro mediante un dispositivo de sujeción, posteriormente se deja caer un peso a una altura determinada.

Exceptuando la prueba de brillo, el resto de las pruebas son destructivas por lo que se deberán realizar en paneles con dimensiones estandarizadas.

[email protected]