Da click aquí y entra a nuestro kiosko de revistas

Industria automotriz T-MEC, balance y retos

Las armadoras y proveedores de autopartes se preparan para los cambios en la producción, mientras enfrentan las consecuencias de la pandemia

T-MEC

Compartir

El 8 de julio de 2020, el país se encontraba convulsionado por la primera ola ocasionada por la pandemia de COVID-19, México superó a Italia en muertes convirtiéndose en el cuarto país con más decesos por esta situación.

En este desolador contexto entró en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), un nuevo acuerdo comercial que modernizó el anterior Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Luego de tres años de negociaciones, el T-MEC le abrió la puerta a nuevos jugadores al incluir temas como el comercio digital, pymes, cuidado del medioambiente y prevención de la corrupción.

Además de fortalecer los lazos entre los países, el tratado también busca robustecer a su “gallo”, la industria automotriz para hacerle frente a Asia y Europa.

“Todo es mejor con un tratado que sin él”, reconoció José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) en entrevista con Alianza Automotriz, quien explicó que todavía hay algunas pláticas por el tema de interpretación en algunos puntos, pero las armadoras están preparadas para dar el paso hasta llegar al 75% de contenido regional y cumplir con los requisitos que exige el nuevo acuerdo.

“Somos parte muy importante del T-MEC, somos los primeros interesados en que se cumpla a cabalidad y se interprete bien para beneficio de todos”, afirmó.

Para el dirigente, la pandemia sí afectó la producción de vehículos, pero también le permitió a las armadoras adecuar sus líneas y proveedores para cumplir con el tratado.

Para José Zozaya, las armadoras están listas, “cuando se habla de la industria automotriz mexicana se habla de firmas internacionales que podrían tener sus plantas en cualquier país, pero por varias razones, entre ellas la mano de obra calificada, han seleccionado a México para establecer sus factorías”.

Autopartes, el gran ganador

Cabe recordar que el T-MEC pide que el contenido regional de autopartes esenciales se incremente del 62.5% al 75% en tres años, sin embargo, también le da oportunidad a las armadoras, que así lo solicitaron, ser parte del régimen de transición alternativo que les otorga dos años adicionales para cumplir con esta regla.

“El T-MEC le brinda una oportunidad al sector de autopartes de incrementar su producción. Estamos hablando de una oportunidad de proveeduría del 12.5% por cada vehículo ligero que se fabrica en México o en cualquiera de los tres países”, refirió Alberto Bustamante, director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

“Se tendrán que sustituir importaciones de países terceros, principalmente asiáticos para ser compradas en Estados Unidos o Canadá, pero lo más importante es que México es el más competitivo en materia de autopartes”.

Para el vocero de la INA, el T-MEC también permitirá a los autopartistas mexicanos aumentar sus exportaciones, ya que México es el único proveedor para la industria estadounidense. “Estados Unidos no puede fabricar un vehículo sin autopartes mexicanas –cada automóvil tiene alrededor de cinco mil 500 dólares de partes nacionales-”, refirió. “México hace que Estados Unidos sea un país competitivo a nivel mundial y cada año se vuelve más dependiente de los componentes mexicanos”.

Otro punto a favor son los tratados de libre comercio de Estados Unidos con Japón, Europa y Reino Unido, pues al producir más automóviles requerirá mayor proveeduría.

La oportunidad está sobre la mesa, ahora los proveedores tienen que prepararse para cumplir con las certificaciones y niveles de calidad que exigen las armadoras.

“Lo vemos como un área de oportunidad donde podemos crear nuevas empresas que generen y produzcan estas nuevas piezas”, explicó Mónica Doger, directora del Clúster Automotriz del Centro.

“También es un reto tecnológico, falta mucho desarrollo e innovación.

Las grandes armadoras y las Tier 1 hacen su parte de tecnología e innovación en otros países y aquí sólo traen el desarrollo de las piezas. Allí está el reto, tenemos que ponernos las pilas para cumplir con los contenidos regionales que están descritos en el T-MEC”, enfatizó.

El primer paso ya se dio, y cumplimos el primer año de su puesta en marcha, ahora la industria mexicana tiene en sus manos la oportunidad de aprovechar los beneficios del nuevo acuerdo comercial.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir