jue. Abr 2, 2020

Mercado de repuesto. Diversificarse o morir

La especialización le permitirá sortear las adversidades

Compartir

El futuro del mercado de repuesto luce incierto, los problemas políticos y económicos inciden indirectamente en la venta de refacciones, además se suma la modernización de los vehículos con tecnologías híbridas o eléctricos, es decir autos que tienen menos piezas mecánicas.

¿Cuál es el estado actual del mercado de repuesto? De acuerdo con un estudio de GiPA, proveedora de servicios de inteligencia para el mercado de repuesto, cada año se realizan menos servicios de mantenimiento a los vehículos como el cambio de frenos, de aceites o filtros. “El tema de las crisis tiene un efecto indirecto en la venta de refacciones, mucha gente ahorra dinero dejando de usar el vehículo”, afirmó Óscar Balcázar, director para Latinoamérica de la consultora.

RETOS

El primer gran reto del mercado es la diversificación de las marcas, lo mismo circulan vehículos asiáticos, europeos y americanos, en algunos casos con especificaciones y autopartes especiales.

“Hay más competidores en diversos canales y en las familias de autopartes, y generalmente los mecánicos y refaccionarios no están técnicamente capacitados para hacer una distinción en elementos técnicos de una marca u otra”, explicó Balcázar. “El mercado necesita entender las diferencias técnicas, la capacitación es clave”, agregó.

Por el mismo tenor se manifestó Lorena Isla, directora de Movilidad de América Latina de Frost & Sullivan, consultora internacional, quien ve en la diversificación de marcas un reto para el mercado de repuesto, ya que un segmento de los vehículos no posee un gran volumen de ventas y no cuenta con un stock de refacciones amplio.

El segundo gran desafío del sector, es la falta de normas mexicanas que exijan el mínimo de seguridad para las autopartes que se distribuyen en México. Alberto Torrijos, socio líder del sector automotriz de Deloitte México, indicó que aunque no existen normas mínimas de calidad para la venta de autopartes, esto puede ser una oportunidad para desarrollar alianzas y traer productos de calidad a menores costos.

Por su parte, César Buenrostro, socio de Comercio Internacional y Aduanas de KPMG, explicó que la falta de normas mínimas de calidad “es parte de la problemática que tenemos como país”.

FUTURO

No obstante, el desafío más relevante al que se enfrenta el mercado de refacciones es la especialización ante la inminente entrada de autos híbridos y eléctricos.

Aunque la adopción de estas tecnologías luce lejana -entre 10 y 20 años- los fabricantes y refaccionarios tiene una oportunidad. “El futuro es la micro especialización y el entendimiento de sectores. Romper un poco con el negocio convencional”, explicó Óscar Balcázar.

Mientras que el especialista de Deloitte señaló que la transición a los vehículos híbridos y eléctricos luce lejana, lo cierto es que, las empresas van a tener que transformar su modelo operativo y especializar su conocimiento para sobrevivir ante la irrupción de nuevas tecnologías. “¿Cuál será el nuevo modelo de negocio?, ¿cómo van a ser más rentables para sobrevivir a esta potencial transformación?”, cuestionó.

Para Lorena Isla, falta mucho tiempo para que el mercado de repuesto tenga un cambio drástico. “Faltan 10 años, cuando menos (para un cambio). Más de la mitad de los coches en México tienen más de una década de antigüedad. En postventa tenemos una proyección a 10 años y para autos híbridos el porcentaje es realmente muy pequeño”.

Mario Hernández, socio líder del segmento de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) de KPMG, los autos híbridos y eléctricos se van a integrar al mercado mexicano, pero a un muy largo plazo. “Las autopartes y refacciones tendrán que adaptarse o amoldarse al nuevo mercado que va a exigir el nivel de refacciones”.

PERIODO DE BONANZA

En la actualidad, la mayor paradoja en el segmento es la misma calidad de las autopartes. “Las refacciones llevan el ‘veneno’ en su calidad, te duran más, cambias menos y por ende compras menos”, afirmó Balcázar.

A pesar de esta situación, el mercado de autopartes se encuentra en un periodo de bonanza, los autos que se vendieron hace cinco años están saliendo de las agencias y entran a los talleres mecánicos independientes, la edad del parque vehicular mexicano le permite al mercado de repuesto tener un futuro próspero a corto y mediano plazo, pero a largo plazo va a tener que especializarse y evolucionar su modelo de negocio, ya que la inminente llegada de los autos con nuevas tecnologías cambiará el mercado de refacciones.