vie. Jun 5, 2020

5 malas costumbres de los conductores que pueden salir caras

Hay mañas al conducir que a largo plazo dañan el vehículo y pueden salir caras, ¿identificas alguna en ti?

5 malas prácticas que los conductores tienen y pueden dañar el motor

Tratar los componentes con suavidad, mas no hacer las cosas lentamente, puede conservar tu vehículo.

Compartir

Todos tenemos malas costumbres, mañanas, movimeintos nerviosos, etc. y al manejar ésta no es la excepción. Sin embargo, hay algunas de ellas que pueden ser, a la larga, perjudiciales para nuestro automóvil, y hoy te las vamos a presentar

La mano sobre la palanca

La palanca de velocidades suele ser el soporte de la mano derecha de muchos conductores; sin embargo, ésta no es más que una mala costumbre y práctica.

Comenzando porque ambas manos deben estar sobre el volante para evitar accidentes, o poder maniobrar de mejor forma en caso de cualquier imprevisto, por lo que es inseguro de entrada.

Eventualmente, mantener la mano apoyada, provoca desgastes internos en los componentes de la caja de cambios. Las varillas internas se desgastan a la larga, al igual que los sincronizadores. Todo ello se puede evitar quitándose esa costumbre.

Pisar ligeramente el clutch

Cuando se es nuevo conductor, el pie siempre en el embrague puede provocar seguridad, sin embargo, se vuelve una manía a la larga si no es que se utiliza únicamente para lo que es.

Aunque más cansado, levantar la pierna y el pie evitará reducir la fuerza de acoplamiento del clutch contra el volante de inercia. En el corto plazo, no debería ser problema alguno, pero todo cambia con el paso del tiempo y puede resultar en costosas reparaciones.

Hacer cambios bruscos de velocidad

Es muy común, cambiar enérgicamente la velocidad, incluso podemos sentirnos todo un Toretto en medio de una carrera callejera por las cuidades de los Estados Unidos.

Y es que hay que guiar bien la palanca, comenzando por desacelerar suavemente, después meter el clutch a donde corte y en tres pasos cambiar, por ejemplo, de cuarta a quinta: empujar la palanca a neutral, moverla a la izquierda y finalmente empujarla suavemente.

Esto incluso nos hará tener mayores precauciones, sobre todo cuando descendemos de velocidad, ya que si de quinta queremos bajar a cuarta y “metemos” la segunda, podría causar que la caja se rompa inmediatamente.

Cabe destacar que también hay que soltar de forma suave el clutch, esto no quiere decir que se haga lentamente, mas sí con el debido cuidado para que no se dañe algo.

“Jugar” con el clutch en subidas

Ya hay automóviles con tecnología para que en las pendientes no se caigan, sin embargo, hay otros que todavía no, y hay conductores que mantienen un punto entre el embargue y la aceleración para que no se vaya hacia atrás.

Para evitar esto, hay un acción sencilla que puede ayudarnos a no hacer esto, que además es dañino para nuestro clutch, y es poner el freno de mano, una vez que el semáforo nos dé luz verde, podemos comenzar con este juego, soltando el pedal izquierdo por completo.

Quemar llanta

Muchos conductores tienen la costumbre de lucirse acelerando de más previo a arrancar y soltando de golpe las funciones del motor, esto provocándole daños al motor, al clutch, a la caja de cambios, a las transmisiones y a las llantas.

Ésta, sobre señalar que es una mala práctica, pero también cabe señalar que arrancar de golpe, aunque no rechinando las llantas, el automóvil, sobre todo cuando hace frío, lo puede dañar. Hay que esperar a que la máquina se compense y tome una temperatura adecuada.