Da click aquí y entra a nuestro kiosko de revistas

Oportunidades para México

Compartir


Las reestructuraciones y cambios que actualmente están llevando a cabo las principales armadoras estadounidenses a nivel global, sobre todo en sus operaciones de origen, lejos de afectar a la industria automotriz nacional, puede beneficiarla. Pues si allá, en tierras americanas su participación está hacia la baja, en México aún se mantienen con cierta ganancia en el terreno de los vehículos subcompactos y compactos, es decir, en aquellos que reflejan mayor venta al público

Cabe resaltar que en el último año, General Motors y Ford anunciaron el cierre de fábricas y la eliminación de por lo menos 60 mil empleos en Estados Unidos, esto con el fin de mantenerse competitivas frente a las armadoras asiáticas, las cuales van en ascenso. Por cierto, dicho crecimiento ha tenido su costo, pues en el caso de Toyota, en su acelerada carrera por desplazar a GM, realizó un agresivo plan de expansión, el cual ahora tiene como consecuencias: una oleada de problemas de calidad y reparaciones de emergencia de vehículos defectuosos en las regiones de Norteamérica y Japón, principalmente.

No obstante, los pasos de las asiáticas van firmes y hacia arriba; mientras que las firmas americanas día con día luchan por visualizar las mejores estrategias y donde México está jugando un papel sobresaliente.

Para muestra, Ford y General Motors, en los últimos meses, aceleraron su planes de inversión en el país para los próximos dos años. En el caso de la segunda, después de analizarlo anunció la inyección de 650 millones de dólares en una nueva planta en San Luis Potosí, la cual empleará a mil 800 personas y se prevé produzca cerca de 160 mil autos compactos al año. Asimismo, la firma mantiene planes también de inyección de capital en Sonora y Nuevo León.

Por otra parte, las inversiones de Ford en el país, al parecer serán de por lo menos 9 mil millones de dólares. En este sentido, analistas pronostican que el siguiente paso será la edificación de una planta de bajo costo.

Esto también debido a que en México en comparación con Estados Unidos, todavía es más barato operar aquí, donde los trabajadores sindicalizados perciben menos de 27 dólares por hora y los beneficios llegan a duplicar a los existentes en el país, lugar donde los salarios mínimos son de aproximadamente 3.50 dólares por hora.

En el caso de Ford, ésta registra actualmente una pérdida operativa de 590 dólares por unidad producida en EU; mientras que la planta de Hermosillo, Sonora, está considerada como la más productiva del consorcio a nivel mundial.

Otra de las ventajas para México es su trayectoria especializada en fabricar autos y camionetas para el mercado estadounidense, además de que han llegado decenas de proveedores globales que producen en la actualidad 24 mil millones de dólares y emplean a 430 mil personas. Y están por llegar más empresas de componentes de todo tipo en el ramo automotor.

Con ello, el panorama para la industria nacional pinta favorable, pues las inversiones recientemente anunciadas además de superar para el cierre de 2006 la producción de dos millones de automóviles y vehículos ligeros, dicha cantidad podría aumentar a tres millones para el 2012.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
Arrendamiento de renta diaria baja en 5%; en general, crece en 5% también.
Recuperar turismo daría impulso a la venta de autos
Subir