Da click aquí y entra a nuestro kiosko de revistas

Carlos Ghosn comparte su visión

Compartir

El CEO Global de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, manifestó sus impresiones sobre la economía de los países en Europa y la importancia de la energía limpia y los autos limpios en el marco de la próxima cumbre del G8 en Irlanda del Norte.

Para Ghosn, el conducirse por el camino de la energía y autos limpios, consolidará los esfuerzos por un planeta limpio, ya que la energía primaria de combustión proviene de residuos porque es creciente la demanda de la misma. La comunidad científica está de acuerdo con que el exceso del uso del combustible extraído de fósiles, contribuye al calentamiento global. Estos combustibles son finitos y no renovables, por definición, no durarán para siempre.

Adicionalmente, al impacto ambiental, de confiarse en el uso de combustibles en fósiles tiene, un costo económico alto. El año pasado, la Unión Europea gastó más de 500 millones de dólares en la importación de petróleo -más que la deuda total de Grecia-. Estados Unidos gastó 430 billones de dólares (BUSD), o más del dos por ciento de su PIB. China gastó alrededor de 220 billones de dólares (BUSD), o el cuatro por ciento del PIB. India gastó alrededor de 130 billones de dólares de dólares (BUSD), un seis por ciento de su PIB.

Juntas, estas cuatro regiones gastaron aproximadamente 1.3 trillones de dólares (TUSD) en la importación de petróleo en 2012, un año de incertidumbre económica.

Para reducir el riesgo que se asocia al confiarse en una sola fuente energética no renovable, muchas naciones quieren diversificar la combinación de energías. Dichos países, están invirtiendo en energías renovables como la solar, eólica e hidroeléctrica. Estas formas de energía crean trabajos y confían en sus recursos locales sin costos excesivos de importación.

China ha generado los movimientos más audaces en diversificar su red. En agosto, China se comprometió a ejecutar proyectos de energía limpia con un costo alrededor de 290 billones de dólares (BUSD). Las autoridades quieren energía renovable para cubrir del 1 al 50 por ciento del total de la energía que se demandará para 2015. China puede generar aproximadamente 6.2 gigavatios de energía solar y 68.3 gigavatios de energía eólica – el equivalente a 50 plantas eléctricas de carbón- y es uno de los países en el top diez de compañías que generan energía solar. Estas compañías juntas producen el 65 por ciento de los paneles fotovoltaicos del mundo. China usa combustible proveniente de fósiles para el 70 por ciento de su energía hoy, pero es obvio que las energías renovables son las que jugarán un rol de crecimiento.

De hecho, la mayoría de los países están ocupados adhiriendo localmente recursos renovables en sus redes. La Unión Europea es probable que supere su objetivo de una cuota de 20 por ciento de energía proveniente de recursos renovables para 2020- y los Estados Unidos se dirigen a una cuota de 10 por ciento de energías renovables, específicamente en el sector de transporte. Otras naciones están preguntando por las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero de 25 por ciento al 40 por ciento en 15 años. Más de la mitad de los estados en Estados Unidos tienen como objetivo la energía renovable; California (la octava economía mundial) clama por ser uno de los tres estados alimentado por paneles solares, turbinas de viento y otras fuentes renovables para el año 2020.

A medida que nuestras redes se vuelven más verdes, todo lo que conectamos a la red se vuelve más verde también. En países como Noruega, donde casi toda la energía proviene de energía hidroeléctrica, las personas que conectan los secadores de pelo, lavavajillas e incluso los autos consumen energía renovable localmente producida. En Brasil, la energía hidroeléctrica ya cumple dos tercios de la demanda de energía. Alemania, Italia y Japón están añadiendo rápidamente la energía solar a las redes, por lo que los aparatos conectados a estas redes son cada vez más le sacan el “jugo” al sol. Al mismo tiempo, estas iniciativas son la creación de trabajos de energías verdes y tecnología avanzada.

“Mientras los legisladores trazan una hoja de ruta para un planeta más limpio, el sector privado debe participar plenamente en la transición – y aquí quiero destacar mi propia industria, la industria automotriz. En los Estados Unidos, el segundo mayor mercado de automóviles del mundo, los científicos estiman que el transporte genera aproximadamente el 30% del total de las emisiones de calentamiento global de Estados Unidos. El sector del transporte tiene que ser parte de la solución, -o de lo contrario sólo se tendrán remedios parciales”, dijo Ghosn.

Afortunadamente, los motores de petróleo de hoy en día son mucho más eficientes que los de hace una década. Y a partir de 2010, comenzamos a producir la corriente principal, el mercado de masas vehículos cero emisiones – comenzando con el Nissan LEAF-. Hemos añadido una opción de cero emisiones asequible este año – el Renault ZOE. Estos vehículos no consumen petróleo. En su lugar, pueden utilizar el creciente porcentaje de la producción local, energía limpia dondequiera que estén recargándose – y tienen cero emisiones del tubo de escape.

No es de extrañar que muchos países alienten a los consumidores a cambiar a los autos eléctricos. China -cuyas ciudades han alcanzado niveles récord de contaminación en los últimos meses, y cuyos funcionarios públicos se les ha pedido que no conduzcan vehículos de combustibles fósiles que queman- está ofreciendo uno de los incentivos más altos a nivel mundial en vehículos eléctricos, alrededor de ocho mil por vehículo. Los Estados Unidos tiene un incentivo federal de siete mil 500 y algunos estados tienen incentivos adicionales.

Nuestra dependencia del petróleo no desaparecerá rápidamente – y no sin cambios significativos en las políticas e infraestructuras nacionales. Para hacer el cambio gradual a unas redes de energía diversas y renovables, los gobiernos y la industria deben seguir trabajando juntos – y al hacerlo, nuestros autos complementarán nuestra red más verde.

La Alianza Renault-Nissan trabaja en estrecha colaboración con los responsables políticos y las organizaciones no gubernamentales a nivel local, regional y nacional. Perfeccionando estrategias a largo plazo -geopolítico e industrial- con un reconocimiento sincero del cambio climático. Afortunadamente, las políticas ambientales y de seguridad energética también se están moviendo más hacia la sostenibilidad – y la industria está contribuyendo como un socio igualitario en este movimiento.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
GMC Terrain 2022
GMC Terrain 2022 llegará completamente renovada
Subir