vie. May 29, 2020

Crisis abre oportunidades para autopartes mexicanas

Si bien México enfrenta retos ante el COVID-19, y el T-MEC, especialistas señalan que es el momento adecuado para que las autopartes mexicanas afiancen su posición en la región

México debe afianzarce como proveedor con el tmec

El aumento en el contenido regional atraerá inversión a México

Compartir

Aunque la crisis sanitaria global ha frenado en seco a la industria automotriz, no todas son noticias malas para la producción de autopartes mexicanas, debido a que en el entorno global se abren dos coyunturas de las que el país puede sacar ventaja: la entrada en vigor del T-MEC y el regionalismo que puede traer la pandemia.

 

Oscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA), señala que el incremento paulatino de contenido regional que deberán tener los vehículos norteamericanos abre posibilidades para que lleguen inversiones a México en el mediano plazo.

 

“Los fabricantes de automotores y autopartes se deberán de acercar a sus actuales proveedores regionales de Asia y de Europa, principalmente, a que se incorporen en Norteamérica”, dijo.

Estas oportunidades también son vistas por Eduardo Solís, expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), quien señala que aunque el reto es grande para las armadoras, México tiene una buena oportunidad en esta integración.

Cabe recordar que el aumento del contenido regional consiste en que cada auto que se arme en la región debe tener cierto porcentaje de componentes de la misma.

Ambos especialistas coinciden también en que la crisis sanitaria actual derivará en regionalismos, ya que las empresas se plantearán qué tanto les conviene tener la proveeduría lejos.

La pandemia le ha recordado a los fabricantes en Norteamérica la importancia de tener la cadena de suministro en la misma región”, dijo Solís, quien presidió la AMIA por 12 años y que ahora se desempeña como consultor internacional.

Los retos a superar

Si bien los dos expertos coinciden en que se abren ventanas de oportunidad, ambos también señalan que hay desafíos para la industria mexicana.

Eduardo Solís destaca que México debe seguir siendo el socio confiable que ha sido hasta ahora, dando certidumbre de que puede trabajar en sincronía con los países socios del norte y mantener las cadenas de suministro.

En tanto que Albín destaca que se debe tener competitividad energética en términos de costos, además de mantener la paz laboral que ha existido hasta ahora entre trabajadores y empresas, así como incentivos fiscales, seguridad para todos y promoción en el extranjero.

La Industria Nacional de Autopartes espera concluir el año con una producción de 70 mil millones de dólares en autopartes.

Deja un comentario