Da click aquí y entra a nuestro kiosko de revistas

Le pedí a Dios

Compartir

¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia y humillarte ante tu Dios.

Miqueas 6: 8

Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos

Proverbios 23: 36


A veces pensamos que todo lo que hace Dios no tiene sentido, pero eso solamente es parte de la imaginación, porque no tenemos un adecuado discernimiento de lo que Él pide de nosotros; de esas cosas grandes y maravillosas que nos da en el día a día, y que las perdemos de vista, o solamente decimos que ya las merecemos.

¿Cuántas veces pedimos a Dios por algo que ya tenemos? ¿Cuántas veces el peso que llevamos lo sentimos como si tuviéramos el Atlas sobre nuestros hombros y admitimos que nadie más lo podría soportar?, y sin embargo hubo un Hombre que puso sobre su vida todas las cargas, las enfermedades, las penas, los temores, la tristeza, las debilidades y los sin sabores de la vida. Él no pidió nada a cambio, únicamente que le amaramos con todo nuestro corazón, toda nuestra mente y todas nuestras fuerzas, ¡Jesús es su nombre!

Los caminos por los que transitamos en la vida nos enseñan a que las carencias y sufrimientos tienen una razón, un motivo que fue puesto para engrandecer nuestro amor a Dios.

—————————————————————

Le pedí a Dios que hiciera que mi hijo paralítico fuera completamente sano.

Dios dijo, No.

Su espíritu está completo, su cuerpo es sólo temporal.

Le pedí a Dios que me concediera paciencia.

Dios dijo, No.

La paciencia viene como resultado de las tribulaciones, no se concede, se gana.

Le pedí a Dios que me diera felicidad.

Dios dijo, No.

Te doy bendiciones, tú decides si quieres ser feliz.

Le pedí a Dios que me librara del sufrimiento.

Dios dijo, No.

Los sufrimientos te alejan de los afanes del mundo y te acerca a mí.

Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu.

Dios dijo, No.

Debes crecer por ti mismo, y yo te voy a podar para hacerte dar frutos.

Le pedí a Dios por todas las cosas que podría disfrutar de la vida.

Dios dijo, No.

Te doy vida para que disfrutes de todas las cosas.

Le pedí a Dios que me ayudara a amar a otros, con el amor con que él me ama a mí.

Dios dijo…Ahhh, finalmente estas empezando a entender.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
Alfa Romero presenta Giulia y Stelvio Lusso 2021
Subir