Alianza Automotriz: 35 años de ejercer el periodismo especializado en México.

Peugeot 3008. La carroza de María Antonieta

Compartir

Se cuenta que María Antonieta, reina de Francia, gustaba de pasearse en una carroza encristalada, desde donde era imposible que se arruinara su peinado, sin sacrificar una comodidad difícil de alcanzar en una época marcada por los lujos excesivos de la realeza.

Y es que la SUV 3008 de Peugeot está a la altura de la realeza. Su lujo y diseño rayan en el capricho imperial. Sus asientos masajeadores, proyecciones lumínicas del logo del león, variedad de texturas en el interior y botones físicos para realizar casi cualquier función, así lo demuestran.

Todo ello envuelto en un interior de cuero, telas de visible calidad y un techo panorámico que permite ver el cielo sin alborotarse la melena, tal como le hubiera gustado a María Antonieta, la miembro de la realeza que murió decapitada a petición de sus gobernados.

De tal suerte que lo que más importa viene del interior, bajo un concepto propio de la marca del león, denominado i-Cockpit Amplify, enfocado en estimular los sentidos de todos los pasajeros: el tacto y el oído son acariciados por el diseño interior y un sistema de audio de alta calidad, mientras que la vista y el olfato caen en la responsabilidad de la iluminación y un singular difusor de aromas.

El interior se complementa con una pantalla intuitiva, de buena manufactura y tamaño, además de una cámara de reversa desde donde se pueden observar cada uno de los ángulos que rodean el automóvil, de gran ayuda al conductor.

¿Es el palacio de Versalles sobre cuatro ruedas? No tanto, aunque es innegable que hay cierto barroquismo en algunos de los aspectos de esta propuesta de Peugeot para dar batalla en el mercado de los vehículos de moda: las SUVs.

La carrocería es arrastrada por caballos pura sangre con dos tipos de motorización: una denominada THP, desarrollada en conjunto con BMW y enfocada en la experiencia de manejo, mientras que la otra: DHi, tiene una vocación “verde” que ofrece un menor consumo de combustible y bajas emisiones.

La experiencia en carretera es realmente grata y cómoda tanto para el conductor como para los pasajeros, el rebase de los 100 kilómetros por hora “ni se sienten” en ninguna de las cuatro plazas que se pueden ocupar para viajar “a sus anchas”. Eso sí, la cajuela es un poco engañosa de espacio y parece más amplia de lo que en realidad es.

El exterior de este vehículo destaca por un diseño que resalta en su estética y calidad, es limpio y tiene detalles que lo hacen resaltar entre la multitud del tránsito citadino, como es el caso del negro del techo y el cintillo horizontal de la parte posterior, donde también se distinguen los faros que simulan garras de león, un detalle ya característico en los vehículos de la marca.

En resumen, y hay que destacarlo, la primera impresión es la de un auto de gran calidad, con un frente cuidado en todos los aspectos, desde los faros hasta la parrilla cromada, donde el león heráldico le ruge en la cara a quien lo observa.

Interior y exterior son más que compatibles al existir armonía entre todos los elementos que lo componen. Peugeot 3008 logra un buen balance entre la apariencia, que da un guiño al futuro, con la comodidad proporcionada por elementos que quizá hasta caen en el exceso.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
Tesla le “hace el feo” a Guanajuato y se va a Texas
Subir