Profeco descubre nueva ‘maña’ para robar en gasolineras

Este método fue descubierto mientras Profeco inspeccionaba una estación de gasolina en Tamaulipas

Profeco descubre "diablitos" con los que se roba gasolina en bombas.

Los "diablitos", a diferencia de los comunes "rastrillos", operan de forma externa, y no en la tarjeta madre.

Compartir

La corrupción ya se ha combatido con la estrategia anti huachicoleo, por lo menos eso pretende la política impulsada por el titular del ejecutivo, López Obrador. Sin embargo, aún hay un cabo suelto en cuanto a la gasolina se refiere y en la actividad terciaria: la venta al consumidor final.

Y es que las gasolineras, históricamente, han encontrado la forma de robar gasolina despachada. Si bien mejoran los precios, el producto está alterado; o bien, los litros están incompletos, un secreto casi a leguas.

En conferencia de prensa, el Procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, informó el descubrimiento de una nueva forma de alterar el despacho de gasolina en una estación de servicio en Güémez, Tamaulipas.

Sheffield, según un comunicado de Profeco, especificó que se trata de un “componente electrónico (que) se encontró el pasado 12 de junio, durante una verificación, colocado en una parte distinta a la tarjeta madre del sistema de 8 de un total de 10 instrumentos de medición de la estación de servicio”.

A diferencia de los “rastrillos”, que usualmente se colocan en la tarjeta madre, estos “diablitos” se instalan en la parte posterior del despachador, es decir, en el último aparato que controla la relación entre la manguera y el medidor que ve el consumidor.

Por otro lado, en una estación en Janatetelco, Morelos, se encontraron “rastrillos” en 18 sistemas de medición, mismas que fueron inmovilizadas.

Un caso adicional fue en Peta, Yucatán, donde se encontraron faltantes que van desde “732.70 mililitros, hasta 815.10 mililitros, en todas las posiciones de carga de la estación”.

Entre el 10 y el 12 de junio, la Guardia Nacional (GN) inmovilizó 32 instrumentos de medición por irregularidades en Coahuila, Jalisco y Tamaulipas; y 34 más en Baja California, Chiapas, Estado de Méxíco, Morelos, Quintana Roo y Veracruz.

Gasolineras no se quieren alinear

Sin embargo, y pese a las amenazas de detener bombas, Profeco reporta tres estaciones de servicio que se negaron a la colocación de sellos de inmovilización en Acatlán de Juárez (Jalisco), Burgos (Tamaulipas) y Peto (Yucatán). Esto en un boletín con fecha del 15 de junio.

Pero éstas no habían sido las primeras, ya que el 8 de junio, ya se habían dado a conocer el caso de cuatro gasolineras que se negaron a verificación en Tulúm (Quintana Roo), Mexicali (Baja California) y Unión de Tula (Jalisco).

Profeco se pone al “tú por tú”

El día 16 de junio, la Profeco aseveró que, independientemente del origen de las estaciones de servicio, éstas deben deben cumplir con las leyes y normas que rigen la materia en el país (NOM-005-SCFI-2017 y NOM-185-SCFI-2017), y “dar litros completos en un lugar seguro“.

Esto, tras acusaciones de injusticia señaladas por la Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés).

Asimismo, especifica que la GN interviene cuando de forma ilegal, “una estación impide ser verificada o impide la colocación de sellos”, pues éstas están obligadas a permitirlo. “El uso de fuerza pública se evita cumpliendo con la ley“, sentencian.