Proveedores tienen que demostrar de qué están hechos

Armadoras aceptan que la implementación del T-MEC es un gran reto para el país, pero que hay buenos proveedores

T-MEC y los proveedores mexicanos

El tema de los salarios en el T-MEC, preocupa a las empresas

Compartir

A unos días de la implementación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), las armadoras del país se encuentran en un momento de incertidumbre, no sólo por el tema del regreso escalonado a la “nueva normalidad”, sino por la capacidad de los proveedores nacionales para cumplir con las nuevas reglas de origen.

Preocupación que externaron en el webinar “The future of the automotive industry in México during COVID-19 and USMC times” que organizó la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Héctor Pérez, presidente y CEO de Ford Motor Company México se mostró optimista y reconoció que la industria es fuerte desde los proveedores de materias primas como plásticos y metales hasta los desarrolladores de tecnología, sin embargo, un tema que le preocupa es el tema de los salarios.

Cabe recordar que entre las nuevas reglas para el sector automotriz se estipulo que el 40% del valor del contenido laboral de los vehículos ligeros debe provenir de trabajadores con salarios altos (16 dólares la hora).

“Debemos entender como nos estarán midiendo y eso ayudará a mejorar este tema”, indicó.

Por su parte, Horacio Chávez, director general de KIA Motors México consideró que es una gran oportunidad y al mismo tiempo un enorme reto lograr la integración, y reveló que desde su llegada México buscaron trabajar con proveedores locales y actualmente pueden decir que trabajan con más de 100 proveedores nacionales, además se mostraron dispuestos a incrementar este número.

Para Bruno Cattori, presidente y CEO de Fiat Chrysler Automobiles (FCA) México, este es el momento de demostrar que “tan preparados estamos para ofrecer productos de calidad a los miembros de la región”.

Recordó que ellos compran más de 40 millones de partes mexicanas y gracias al anterior tratado México es convirtió en un factor clave para la industria automotriz global.

“Los proveedores han demostrado que son excelentes y ofrecen una gran calidad. Ahora necesitamos continuar con la comunicación con el gobierno para introducirse a otros mercados”, aseguró.