Revista especializada en la industria automotriz y el mercado de repuesto

Sergio Alfonso Villaseñor Rivero. El hospital de motocicletas

Un mal servicio lo llevó a abrir su propio taller de motocicletas en 2013

Compartir

A lo lejos se escucha un “rugido”, dos mecánicos revisan el “corazón” abierto de una Harley-Davidson, limpian sus “arterias”, le hacen una “transfusión” de aceite, son “doctores” en un hospital de motocicletas, así describe Sergio Alfonso Villaseñor Rivero su negocio.

Un lugar donde cuidan las motocicletas como si fueran de ellos, pues saben que de su servicio depende la vida de una persona, así es Vicious King, taller de motocicletas especializado en la reparación de Harley-Davidson.

“Empecé el negocio porque como cliente de otro taller no me daban el servicio que yo buscaba y vi que a otras personas les pasaba lo mismo”, afirmó, “vi una oportunidad de negocio, dejé mi trabajo y puse el taller”.

Así se ajustó el overol y como buen emprendedor contrató a dos mecánicos, dos aprendices y él se puso a vender y administrar el negocio.

“Durante los ocho años que lleva el taller he sido un chalán más, un aprendiz de mecánica. En ocho años aprendí bastante, también le puedo ayudar a los mecánicos, pero mi trabajo sigue siendo el mismo: vender”.

En los últimos años el uso de motos para trabajo o uso recreativo va en aumento. De acuerdo con Mercado Libre, la demanda de motos aumentó un 20% en el 2020, siendo las motos deportivas las más buscadas, seguidas de las tipo chopper, cuatrimotos, naked y las doble propósito.

Debido a la pandemia “mucha gente se deshizo de sus automóviles y compraron motos para trasladarse largas distancias”, incluso muchos usaron este medio de transporte para salir y despejarse un poco de forma segura.

 

“Que tengamos motos afuera y gente esperando para que nos traiga su motocicleta a reparar es gracias al esfuerzo de los trabajadores”.

 

 

Valores

La responsabilidad y honestidad son valores que rigen al taller, pues por allí pasan máquinas que -en ocasiones- pueden llegar a costar más de medio millón de pesos. “Entendemos las motos y la necesidad de los clientes”, afirmó, pues en la agencia prefieren cambiar piezas que tienen un alto costo, mientras ellos buscan reparar y/o crear las piezas que faltan.

Además, gracias al comercio electrónico es más sencillo que reciban piezas especiales desde Estados Unidos o de otros sitios y como taller independiente tiene la posibilidad de ir a algún torno o soldar piezas, “eso influye mucho en el costo de la reparación y la confianza del cliente”.

¿Cuál es el secreto del taller? “Tenemos un equipo sólido y que hoy en día tengamos motos afuera y gente esperando para que nos traiga su vehículo a reparar es gracias al esfuerzo de mis trabajadores. Amamos lo que hacemos y allí está el resultado”.

 

 

 

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
trámites semovi
Vuelven los trámites de Semovi… con cita
Subir