vie. Jun 5, 2020

Avalan petición de AMIA, pero abogan por coches verdes

La OCCA reconoce a la industria automotriz como importante, y por tanto, se tiene que activar; sin embargo, no hay que olvidar criterios importantes

OCCA apoya a AMIA, pero no hay que olvidar criterios de contaminación.

Normatividad podría incentivar a armadoras a ofrecer vehículos menos contaminantes.

Compartir

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) había ya señalado la necesidad de apoyos fiscales, económicos, comerciales y de regulación ante las autoridades federales ante la contingencia del COVID-19.

En este mismo tenor, el Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire (OCCA) reconoció a la industria automotriz como una de las principales fuentes de empleo, y por tanto, reivindica algunas de las propuestas hechas por la asociación.

Destacan dos vertientes principales:

  • Incrementar la deducibilidad del Impuesto Sobre la Renta (ISR) hasta 350 mil pesos en la adquisición de vehículos nuevos
  • Exentar durante un año el pago del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN)

El observatorio cree que son válidas las demandas, sin embargo, no deberían ser aplicables a todos los vehículos, puesto que también es necesario cuidar el impacto ambiental.

Y es que las consideraciones son adecuadas para reactivar el sector, a la vez de una fuente de empleo; sin embargo, el hecho de ser nuevo un vehículo no debería contemplarlo en estos parámetros, sino que debe llevarse a cabo sólo con los vehículos más eficientes y con menores emisiones.

La propuesta del OCCA es que la medida de la verificación, del engomado doble cero, así como la deducibilidad del ISR con vehículos de precio no mayor a los 350 mil pesos, tomando estos criterios:

  • Tener un rendimiento vehicular combinado (ciudad/ carretera) de por lo menos 16km/litro de combustible
  • Vehículos con límites máximos de emisión de contaminantes iguales o menores a los establecidos en la regulación Tier2 Bin 5 de la Agencia de Protección al Ambiente (EPA) de EEUU o iguales o 1 menores a la regulación Euro 5 europea

Siguiendo estos criterios, afirman, se tendrá un doble efecto positivo: ayudar a la industria en este momento de crisis y generar beneficios ambientales sociales, económicos y climáticos.

A su vez, plantean: la gente estará mejor informada sobre el desempeño de los vehículos, el parque vehicular será cada vez menos contaminante, se consumirá menos combustible (lo que reducirá la emisión de gases de efecto invernadero) y se podría mejorar el catálogo de las armadoras para que ofrezcan vehículos que contaminen menos.

Eco para hacienda

Asimismo, mandaron un mensaje al Secretario de Hacienda (y Crédito Público) Arturo Herrera Gutiérrez:

“Aprovechemos este momento para incluir dentro del paquete de apoyos para la recuperación económica y la promoción de empleos​, incentivos fiscales diferenciales ​para los vehículos que se comercializan en México, con lo que se obtendrían múltiples beneficios para la sociedad mexicana”.

AMDA lamenta abandono del gobierno durante crisis por COVID-19