Alianza Automotriz: 35 años de ejercer el periodismo especializado en México.

TLCAN: tiempo de cambios y ajustes

Compartir

Se logró un nuevo acuerdo comercial con los Estados Unidos, uno que redefine el actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte desde el nombre mismo (Donald Trump no quiere que nunca más se le llame así) y que implicará una sacudida relevante para la industria automotriz de México y de toda esta región del planeta.

A las nuevas disposiciones en el sector automotriz se suma la definición de una vigencia de 16 años del acuerdo, con revisiones cada seis y posible extensión por 16 años más en cada revisión.

Un reporte de BBVA Bancomer señaló que el acuerdo alcanzado con el gobierno estadounidense, “representa la mejor alternativa posible comparado con las propuestas que Estados Unidos había puesto sobre la mesa a lo largo de las negociaciones … y comparado también a la alternativa de ruptura del acuerdo y de imposición de aranceles del 25% a las exportaciones mexicanas de automóviles”.

Días después del acuerdo había más preguntas que respuestas en torno a qué sucedería con el sector automotor, uno de los temas más álgidos en las negociaciones. La preocupación se basa en el estudio en marcha para que el gobierno de Estados Unidos imponga un arancel de 25% a automotores fabricados fuera de su territorio, incluidos los de México.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía y principal representante en las renegociaciones, habló de una carta que salvaguardaría a México de una medida de esa índole.

“…no ganamos nada con darse (sic) los batazos, lo que necesitamos es certidumbre para los sectores industriales, por eso esa carta adicional lo que dice es si llegaras a imponer a Japón, Alemania, al resto del mundo, no se la vas a imponer a México”, dijo en el marco del México Summit de la revista The Economist.

Diversos reportes señalan que la modificación del contenido regional no será un factor que reste competitividad a la industria automotriz. Algunos analistas incluso estiman que el incumplimiento con la regla de origen de 62.5% no ha sido un factor restrictivo ya que se pueden exportar vehículos ligeros al mercado estadounidense y enfrentar el arancel del 2.5% (de Nación Más Favorecida) que EEUU tiene registrado ante la Organización Mundial de Comercio. De hecho, en la actualidad varios modelos ya se exportan con este arancel, lo cual no ha restado competitividad a la manufactura de automóviles en México.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
BMW quiere 7 millones de sus autos verdes en las calles para el 2030
Subir