Alianza Automotriz: 35 años de ejercer el periodismo especializado en México.

Tendencias clave que retarán la cadena productiva automotriz

Conectividad, motores de transmisión alternativos y conducción autónoma, serán parte de los retos que enfrentará la industria automotriz

industria automotriz
Los OEM's ya estudian cómo enfrentarán las nuevas tendencias de la industria automotriz

Compartir

Por: Alberto Torrijos, socio líder para la industria automotriz en Consultoría Deloitte México

Para prosperar en la era post-pandémica, la industria automotriz busca llevar a cabo una transformación radical en los próximos meses y años. Una transformación que ya se vislumbraba desde antes de que se declarara la emergencia sanitaria, cuando el sector comenzaba a mostrar cierto letargo.

Una vez que estalló la crisis, las ventas se fueron a pique, se elevaron los inventarios en las concesionarias y disminuyó la demanda de servicios postventa. Y lo más grave: se interrumpieron las cadenas de producción y de suministro.

Hoy, en la segunda mitad del 2020, el sector se pone nuevamente en marcha y busca capitalizar las nuevas oportunidades y afrontar los desafíos que se vislumbran en el horizonte. Países como China, Estados Unidos, Alemania y México están reanudando sus operaciones gradualmente y aplicando las medidas de sanidad pertinentes; los usuarios están considerando renovar sus vehículos o adquirir nuevos para evitar utilizar el transporte público a fin de prevenir contagios; mientras que los distribuidores desarrollan campañas y promociones para reactivar sus ventas.

En nuestro país, específicamente, la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) ha sido un detonador importante del retorno al trabajo de los productores de partes automotrices, de cuya producción dependen las plantas de manufactura de EU.

A este contexto se suman innovaciones para la fabricación de motores más amigables con el medioambiente, vehículos híbridos, la conducción asistida y autónoma, así como la conectividad, entre otras.

Dichas innovaciones representan ventanas de oportunidad para fabricantes y su cadena de proveeduría, pero dependerá en gran parte de un entendimiento claro y preciso de las tendencias emergentes, así como de las estrategias puestas en la mesa en materia de venta y postventa.

En Deloitte visualizamos cuatro tendencias clave que influirán directamente:

  • Conectividad: Se prevé que para el año 2035, la mayoría de los vehículos vendidos en los principales mercados, como China, Europa, Estados Unidos y Japón, contarán con un alto nivel de conexión, de 75% para el primero y 88% para el último, lo cual será aprovechado por los conductores para integrar servicios que mejoren su experiencia de manejo.
  • Motores de transmisión alternativos: El surgimiento de motores que no funcionan con gasolina o diésel podría dar un giro importante debido al rumbo que está tomando el mercado y la posibilidad de reducir costos en su producción, por tanto, los vehículos eléctricos, híbridos y de celdas de combustible podrían ser más ubicuos en los caminos y tener un impacto determinante en la cadena de valor de los OEMs. En 15 años se estima que, por ejemplo, en los Estados Unidos –considerado el mercado pionero en esta tendencia- se alcanzaría un 35% de ventas de autos con motores alimentados con energía alternativa.
  • Movilidad compartida: Esta tendencia surge como resultado de una mayor capacidad técnica para coordinar el flujo de información y la conectividad entre automóviles, consumidores y proveedores de servicios de flotillas. La perspectiva en 2050 para la zona Euro, estimada como una de las geografías con mayor demanda de consumidores de movilidad compartida debido a su gran crecimiento en urbanización –proyectado de 74 a 84%-, deberá enfrentar el gran reto de armonizar regulaciones para favorecer su adopción.
  • Conducción autónoma: Esta tendencia seguirá perfeccionándose, añadiendo mayor seguridad y sofisticación, apoyada por los avances logrados por el amplio ecosistema integrado por fabricantes, empresas de software y tecnologías de punta como 5G. Se estima que para 2035, China será el país que cuente con el más alto porcentaje de vehículos con mayor grado de automatización, que es de 66% en el escenario disruptivo, lo cual será posible en medida del apoyo en materia regulatoria de dicho país.

Los OEMs están bastante conscientes de que la transformación es imperativa para hacer más eficiente su cadena productiva y recuperar la velocidad. Para lograrlo, están poniendo atención a recomendaciones que incluyen estudiar cuidadosamente de qué manera las tendencias antes mencionadas van a afectar su negocio en el presente y en el futuro. Están analizando si buscarán participar en nuevos nichos de negocio con el objetivo de responder a las innovaciones tecnológicas, la evolución de productos y proceso, además de qué modificaciones pueden hacer a sus procesos de venta y posventa.

En columnas futuras estaremos compartiendo las estrategias que como Deloitte visualizamos para abordar de manera eficiente los retos en la cadena productiva.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
La importancia de los resorte de válvulas
Rendimiento de los resortes de válvulas
Subir