Alianza Automotriz: 35 años de ejercer el periodismo especializado en México.

La evolución del volante inició en las carreras de hace un siglo

BMW da un recorrido por la historia de los volantes
El primer volante era una simple palanca

Compartir

El volante, una de las partes del automóvil con la que estamos en mayor contacto al conducir, junto con el asiento. Y es que hoy en día están llenos de tecnologías tanto integradas como en cuanto al diseño.

El día de hoy vamos a hablar de esto, y para tal, vamos a recorrer un poco de la historia de los volantes.

Los primeros coches: sin volante

Y es que los volantes no siempre ha conformado parte de la estructura de un coche, pues sólo se estaba acostumbrado a ordenar a los caballos -antes del motor de combustión interna- a ir hacia la derecha o la izquierda. Por tanto, el primer “volante” es una simple palanca de dirección.

Éste es el vehículo patentado por Carl Benz en 1886.

El volante de 1894

En la primera carrera de automóviles, celebrada en 1894 y que fue de París hasta Ruán se instaló el primer volante en lugar de una palanca, logrando el objetivo de un mejor control, llevando a poder manejar a mayores velocidades sin problemas.

La columna de dirección inclinada

Para 1900, el Phoenix de Daimler-Motoren-Gesellschaft incorporó un volante con la columna de dirección inclinada, lo que permitía mejor control del vehículo, pero a cambio los movimientos del conductor requerían mayor esfuerzo.

Después, el Simplex, mejoraría al añadir una serie de palancas que regulan funciones en el motor.

El primer claxon

Se añade un anillo con bocina cerca de la década de los 20, con el tiempo se fue haciendo más delicado, pero acá hay uno de 1927: Modell S.

La década de los 50

Durante este tiempo debuta la columna de cambios y dirección asistida, de forma que el volante se convierte mucho más en una interfaz entre el conductor y la máquina; mejorando, a la vez, las funciones de confort y seguridad.

La década de los 60

Hacia los años 60, Mercedes vio por la seguridad e integró en su “celda de pasajeros estable, zonas de deformación, un nuevo volante de seguridad con una placa deflectora grande y deformable que reduce el riesgo de lesiones en caso de colisión“, por lo que ahora un volante hacía más seguro un automóvil como el Fintail o el Ponton.

Maximizando seguridad

Durante las décadas de los 70 y los 80, los primordial fue mejorar la seguridad de los pasajeros: el volante de cuatro radios de mayor seguridad es mejorado para el momento de colisiones.

En 1975, en esta misma época, se incorpora el primer control de crucero en el el Mercedes-Benz 450 SEL 6.9, el cual permitía mantener una distancia constante con el vehículo que se encontraba por delante.

Para 1981 se introducen las bolsas de aire, algo que hasta hoy en día es primordial para comprar un auto. Eso sí, eran demasiado voluminosas.

1998

De cara al nuevo milenio, se introduce un sistema con nuevos dispositivos de información, navegación y entretenimiento; hoy en día es común el infoentretenimiento en un vehículo, ¿imaginas o recuerdas lo que fue en esa época?

Más tarde se integraría la palanca de velocidades al volante, en 2005, aprovechando mejor la conducción.

Los botones táctiles al volante

Viajamos hasta 2016, cuando se integró todo el sistema de infoentretenimiento compatible con teléfonos inteligentes al alcance de la mano y sin tener que soltar el volante. Esto, específicamente en el clase E Mercedes-Benz.

2020

Hoy en día hay muchas tecnologías desarrolladas y en desarrollo que ayudan, hoy hablamos de conducción autónoma, autos electrificados y otras cosas; mas en verano, Mercedes Benz lanzará un volante revolucionado, con sensores que indican si el volante está siendo sostenido o no, y con mayor asistencia y maximizar las capacidades del motor.

¿Quieres ver más? Mercedes Benz tiene este video.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más noticias
Mustang Mach-E
Mustang Mach-E, un clásico que se electrifica
Subir